Go to Top

Ruta de senderismo cerca de Estella.LA LOBERA DE ZOLOGORRI.Ganuza

Ruta senderismo por Lókiz-Ganuza

Ruta de senderismo cerca de Estella.Sierra de Lókiz.Ganuza

 

Salimos en coche de casa rural Belástegui para dirigirnos hacia Ganuza (a 4 km).Una vez llegados a este pueblo, aparcamos el coche a la entrada y cogemos la calle de la izquierda para llegar a una verja verde que abriremos para pasar.

 

LA LOBERA DE ZOLOGORRI

 

Este recorrido, en forma de bucle, transcurre por los dos puertos principales que históricamente usó el pueblo de Ganuza para acceder a la sierra de Lókiz.

Partimos del pueblo y ascendemos serpenteando por el Puerto Viejo. Tras pasar por la Peña Morterupe, disfrutamos de espectaculares vistas en el desfiladero final que se abre en el cortado y nos permite acceder a la sierra.

track Ganuza- PuertoViejo-Lobera Zologorri-Puerto Nuevo-Ganuza

Powered by Wikiloc

 

De unos años a esta parte el lugar es muy frecuentado por los senderistas y con seguir los pequeños hitos de piedras que jalonan la senda llegaremos sin problemas a la pista que nos lleva a la ermita de Santiago. Nosotros, al llegar al barranco de Zologorri tomaremos el camino hacia el Puerto Nuevo. Si estamos atentos, en el interior del barranco, observaremos restos de una potente pared, en una zona en que las rocas que encajan el barranco se estrechan. Dado que la pared no se adecua a otros cerramientos de uso ganadero, creemos que estamos ante una preciosa lobera.

Lobera Zologorri en Ganuza-SIerra de Lókiz

Una lobera es un lugar en el que antiguamente se capturaban los lobos y que fueron abandonándose ante la difusión de las armas de fuego. Aunque en la zona occidental de Alava perviven hasta tiempos recientes, aquí se abandonan en el S. XVIII. El sistema es sencillo, los pueblos que pastoreaban en la sierra subían desde sus localidades y organizaban un resaque. Convenientemente ubicados armaban ruido para llevar a los lobos, que habían sido avistados con anterioridad, hacia esta estrecha encañada. Otros vecinos armados se escondían en lugares estratégicos del barranco tratando de atacar a los animales por la espalda y, en cualquier caso, procurar que el estrés del animal no le diera tiempo más que para huir hacia adelante. Esa misma función cumplían otras personas situadas sobre las peñas que comprimen el barranco. Al llegar a la pared, que no se llegaba a cerrar y dejaba un portillo en su parte central, un agujero tapado de ramas, o varios ballesteros, acababan la faena.

Al descender por el Puerto Nuevo y al llegar a la curva de roca previa a los enormes paredones, se aprecian claramente los agujeros de los barrenos y las huellas de las explosiones que ensancharon el paso.

Finalmente, una pequeña recomendación. Allín y Lókiz no son el Antiguo Egipto. Nuestras pequeñas cosas deben ser vistas con información e imaginación: con cultura. Por favor, respeta lo que ves y no muevas las piedras. Es inevitable que la presión humana degrade algo el entorno. Que sea lo menos posible.

Pedro Argandoña Otxandorena

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies