Go to Top

Patrimonio inmaterial de Eulz, Navarra.28.- Ritos de juventud (I)

Ritos de juventud Eulz

28.- RITOS DE JUVENTUD (I)

En Eulz, los rituales de juventud nos llegan más deshilvanados que en otros pueblos del valle. Para explicarlo conviene señalar, que durante el siglo XX, el resto de la mocedad del Valle, consideraba a la juventud de Eulz como la menos tradicional y la más voluble a las modas generales de carácter urbano que llegaban desde Estella. Algo lógico ya que con esta ciudad había una fuerte vinculación económica. Así pues, los de Eulz eran considerados los más modernos del valle; incluso se les cotejaba de mostrar cierta chulería por estar al día en las cambiantes modas de la ciudad.

El Txenderute.- Al anochecer del 31 de Diciembre, y tras cenar en la taberna, salían los mozos del valle de Allín recorriendo las casas de sus pueblos respectivos en animada ronda. En Eulz lo llamaban el Txenderute y consistía en que los muchachos visitaran todas las casas del pueblo cantando diversas coplillas de moda y deseando buen año a los vecinos. Con frecuencia, en las casas les obsequiaban con algo de bebida y diversos postres que se consumían en el momento. Habitualmente, la duración de la comitiva se alargaba y casi los pillaba la amanecida en su vuelta por el vecindario. Los chicos se incorporaban al colectivo de jóvenes a partir de los 16 años aproximadamente y al casarse se dejaba de pertenecer a esta agrupación. Si permanecían solteros, sobre la treintena, también dejaban de participar en estos festejos. En su última época esta ronda se convirtió en cuestación y, finalmente, quedó reducida a una cena de los mozos en el bar.

Resulta significante que el espacio de tiempo elegido para este rito de juventud fuera el paso al Año Nuevo. Esta fecha, y la originaria ausencia de cuestación, implican que este ritual nos evoque las antiguas comunidades o fratrías de jóvenes guerreros de la Edad del Hierro. Conocidas como “Mannerbünde”, celebraban en esta fecha su festividad ritual. Con frecuencia ha sido sobrevalorada la función de estos jóvenes en una sociedad que era necesariamente guerrera y en la que todos compartían arado y armas. Ya hemos comentado que es, en este período de la Edad del Hierro, cuando se establecen los habitantes de Allin en poblados y cuando se fijan ciertas costumbres que han sobrevivido hasta el S.XX. Pese a la opinión de ciertos antropólogos, en relación con estos ritos es absolutamente legítimo hablar de supervivencia, aunque sus motivos y formas actuales difieran de las originarias.

Estos modelos de fiesta, con un marcado carácter ritual, son manifestaciones de identidad cultural que también cumplen la función de cohesionar al vecindario; incluso en los actuales tiempos marcados por el individualismo. Por ello en Muneta, con pundonor y buen criterio, postulan chicos y chicas la tarde de Nochevieja cantando esta vieja coplilla: Senderi -menderi, en cada casa un senderi /Senderute-menderute, en cada casa un almute /Senderal-menderal, en cada casa un cuartal. El posible significado de los nombres de estas cuestaciones nos resulta opaco. Se muestra difícil concluir si su origen está relacionado con el euskera o con el castellano. Incluso parece que las denominaciones tienen atisbos de latinajo litúrgico adulterado. Lo cierto es que, así como con la colecta del Jueves de Lardero encontrábamos paralelos en la zona castellana, con el Senderi -menderi lo haremos en el territorio tradicionalmente euskaldun.

En euskera, la repetición de la palabra tiene el valor de reforzarla y habitualmente la palabra repetida comienza con la “M”. Hay multitud de ejemplos, pero limitándonos a letrillas de cuestaciones tenemos varios: Txenderute-menderute (Ancín y Murieta), Txundere-mundere (Grocin), Sundede-mundede (Murugarren y Zábal), Xándulo-mándulo (Salinas de Oro y Bidaurreta), Txánduri-mánduri (Arazuri), Txingila- mingila (Saragüeta)…

Sin embargo, no desenredo más la madeja, ya que conviene tener en cuenta que en parte de Asturias llaman zángole-mángole al mozo perezoso y en zonas de Portugal al sortilegio lo conocen como tangro-mangro. Así pues, el uso de la letra “M” en la palabra repetida, tampoco resulta extraño en las lenguas latinas. Por lo tanto, aunque el significado del nombre de la cuestación nos resulta enigmático, sus semejantes fonéticos aparecen en la franja comprendida entre el norte de Tierra Estella y el Valle de Arce-Artzibar

, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies