Go to Top

Patrimonio inmaterial de Eulz, Navarra.11-Ermitas de Eulz (II)

Ermita San Martín Eulz Navarra

11. ERMITAS DE EULZ (II)

¿Nuestra Señora del Rosario?

El año 1795, el extremeño Lorenzo Igual de Soria fue nombrado obispo de Pamplona y ejerció dicho cargo hasta 1803. Durante su mandato, visitó gran parte de las ermitas de Navarra y realizó una serie de recomendaciones y encargos para mejorarlas, ya que algunas se encontraban bastante destartaladas. Igualmente, ordenó destruir o arreglar, según el caso, algunas imágenes que a los ojos de los feligreses eran válidas, pero para el criterio del obispo eran unos bultos indecentes. Naturalmente, como persona ajena a esta tierra, tiene errores en la relación que hace de las ermitas. Al visitar Eulz, hace referencia a la ermita y cofradía de Nuestra Señora del Rosario, mandando que se retoque la imagen de la Virgen (Pérez, 1985) Evidentemente debe tratarse de un error, ya que en Eulz no hay tradición oral de una ermita dedicada a esta virgen, y en este intervalo de tiempo no es factible que haya desaparecido el recuerdo de la ermita y su topónimo.

Si tenemos en cuenta que las cofradías de los pueblos, utilizaban con frecuencia las ermitas del lugar para asentar su sede, queda el asunto resuelto. Es evidente que la Cofradía del Rosario, utilizó la de san Martín y de ahí el error del obispo. Lógicamente, estas cofradías contribuían a las mejoras y arreglos de los edificios donde ubicaban sus sedes y algo de eso debió ocurrir en esta ermita.

San Martín.

Se encuentra en estado ruinoso, a unos quinientos metros del pueblo y junto a un camino que va hacia el campo de Eulz. El actual estado de abandono y el consiguiente hundimiento de parte del tejado, indican que esta edificación tiene los días contados. Igualmente, la escrituración de este edificio por parte del obispado corrobora ese final.

Al estar ubicada junto a terrenos de labranza, la antigua documentación es generosa en las referencias a este templo y sus alrededores. Así sabemos que el nombre que recibió la ermita en la lengua de sus constructores y la que rigió la mayor parte de la vida de Eulz, fue: Jaun Done Martin (Señor San Martín)

Se acudía en procesión desde la iglesia, en el día de la festividad del santo obispo, 11 de noviembre. Se iba antes de amanecer, ya que era período de siembra. También se entraba en este espacio de culto el día de san Isidro Labrador, tras bajar en procesión, con la imagen del santo y los pendones, hasta el cruce de Guzaberria (Gurutzaberria/ la Cruz Nueva) En ese paraje se ubicaba una cruz de bendición de campos y a la vuelta, al pasar junto a la ermita, se entraba al interior y se cantaba la letanía. El mes de octubre, llamado también “mes del Rosario” se celebraba todos los días una misa al amanecer y alguna de estas ceremonias también se realizaba en este local. Finalmente, hasta el primer tercio del S.XX, durante las fiestas patronales se mantuvo la costumbre de acudir un día, con los músicos, hasta san Martín y permutar algunos de los santos secundarios que acompañaban al titular (san Antonio de Padua, santa Bárbara…) Parece ser que antiguamente, estos santos que daban lustre al presbiterio de esta ermita, distribuían su presencia entre ambos edificios. Como vemos, esta ermita era destinataria de diversas devociones. Incluso, cuando se venía del campo y para conjurar los posibles percances del trayecto, al pasar a la altura de san Martín había quien rezaba una salve a Nuestra Señora del Camino, ya que en un espacio impregnado de sacralidad las oraciones eran más efectivas.

Exteriormente es un edificio sin ningún interés artístico, que no hace presuponer el apañado interior barroco que presentó esta ermita. A inicios de los 70 se dejó de oficiar los servicios religiosos y se perdió la llave de la puerta. Este abandono del culto generó la ocupación del edificio por los mendigos, que lo utilizaban para pernoctar, destrozando el interior. A pesar del humo de las numerosas fogatas hechas en este local, una ligera observación permite entrever una ermita cuidadosamente decorada por pintores profesionales, que la hacen destacar de otros edificios hermanos que presentan voluntariosos encalados, a mano de artesanos locales. Igualmente, la zona del altar, ligeramente elevada del cuerpo de la nave, presentaba un bonito enrejado de madera que finalmente sirvió como combustible de la gente trashumante, tras el abandono del edificio por parte de los vecinos.

Al hablar del antiguo pueblo de Ormaketa ya hemos mencionado que, según la tradición oral de Eulz, en esta ermita de san Martín se conservaba una pila de agua bendita originaria de esa imaginaria población. La pieza, situada junto a la puerta, fue robada hace años durante este período de abandono. Era de origen medieval y presentaba una decoración con diversas caras de carácter popular (García, 1982). Sin necesidad de recurrir a esta pieza, no creo que haya dudas en afirmar que el actual edificio barroco de san Martín, es una remodelación de una edificación del Medievo, que no tuvo ningún elemento constructivo reseñable. Así pues, considero que la desaparecida aguabenditera de esta ermita fue traída desde la iglesia de Eulz durante la reforma barroca de san Martín, con el fin de dar mayor realce a este lugar de culto. Esta pila de agua bendita robada, debió ser la original de la parroquia de san Sebastián y, al gusto de los tiempos, se sustituyó por la actual aguabenditera, de estilo renacentista. La Edad Moderna fue un período en el que la iglesia de Eulz fue muy remodelada, sin embargo esas mejoras no afectaron a la pila bautismal de Eulz, que ha mantenido la originaria, de época medieval.

La visita del obispo Igual de Soria por las ermitas navarras, nos presenta una situación de dejadez, en la que gran parte de las ermitas locales no pasaban de ser unas bordas con altar. Así pues, es muy probable que la existencia del bonito interior barroco de san Martín, sea debido a que ahí residió la sede de la cofradía del Rosario y las reformas de la ermita se nutrieron con las ofrendas de los cofrades.

BIBLIOGRAFÍA.

GARCIA GAINZA M.C. (dir.)

1982 Catálogo Monumental de Navarra II* Merindad de Estella: Abaigar-Eulate. Pamplona.

PÉREZ OLLO F.

1982 Ermitas de Navarra.

 

Share
, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies