Go to Top

Patrimonio inmaterial de Eulz, Navarra.29-Ritos de juventud(II)

29.- RITOS DE JUVENTUD (II)

Carnaval.- Tras las sucesivas prohibiciones, y antes de desaparecer, el martes de carnaval había devenido en una cena en la taberna, ya sin disfraces y sin postulación por las casas. Sin embargo, María Azcona (1904-1997) recordaba como en su niñez subían los enmascarados de Larrión, en cordial visita de cortesía a los mozos de Eulz. Por el contrario, no recordaba si los de su pueblo bajaban a Larrión en simétrica visita. Esta devolución es más que probable, dado el carácter pendenciero y territorial de la juventud en aquellas fechas. También tenía claro, María Azcona, la composición de los disfraces que usaban los mozos de Eulz y Larrión. Vestían alguna prenda femenina que tuviera falda y se cubrían la cabeza con algún pañuelo y máscara de cartón, hecha o comprada, a la que llamaban caratula, acentuando la “u” (La foto es una recreación del personaje carnavalesco de Eulz) El carnaval de Eulz tenía las características del típico carnaval fustigador, en el que los mozos hostigaban al vecindario con varas e intentando tiznarlos con la ceniza que portaban en algún recipiente, mientras postulaban por las casas. En origen era un ritual de primavera con el que se pretendía asegurar la fecundidad de personas y rebaños.
En Eulz no se recuerda la denominación del personaje disfrazado, aunque sabemos que en Etxabarri era conocido como Zarramotero y en Aramendía le llamaban Zamarrero. Por un lado, parece claro que estos nombres derivan de txamarra, la piel de cabra u oveja con la que se cubrían los pastores y que en castellano pasó a llamarse espaldero. Ahora bien, el parecido fonético con motxorro, motxorrote o motxorringo, nombres con que se denominaba a los entunicados de semana santa en algunos pueblos del vecino Valle de Yerri hace pensar en diversos cruces etimológicos en los que los nombres originales van derivando con el apoyo lingüístico de otras palabras. Así se van creando vocablos cuyo origen nos llevaría a una falsa etimología ya que en el fondo no hay más que atracciones fonéticas al castellano con voces de cierto parecido. Así pues, mientras Zarramantas y Morrotes son personajes carácterísticos de las procesiones estellesas, Morroko es, en el Valle de Allín, el espantajo que asusta a los niños, al cual se imita cubriéndose la cabeza con alguna prenda. De hecho, pese a la imparable transición hacia un castellano unificado, en la prolongada pérdida de léxico y formas locales debemos anotar la conservación en el habla coloquial de Eulz de la expresión: “Es más fe@ que un Morroko”.
En la articulación de los ritos de juventud tenía fundamental importancia la taberna. En relación con ello María Ramos Lara (1922- 2011) contaba, como en el vecino pueblo de Aramendía los mozos acudían a la taberna que regentaba su madre para disfrazarse. Ella, de niña, presenciaba el proceso consistente en colocarse unas sayas viejas, camisón, bata o lo que hubiera, y cubrirse la cara con una caratula de papel, u otra prenda que permitiera la visibilidad. También contaba que no eran todos los mozos quienes se disfrazaban, sino una parte y que el carnaval de Aramendía tenía las mismas características que en Eulz, Larrión o Etxabarri, ya que los jóvenes iban con palos y calderas de ceniza molestando al vecindario, siendo las mozas y la chavalería sus principales objetivos de acecho. De hecho, comentaba María Ramos que, pese a haber presenciado la elaboración del disfraz y conociendo la identidad de los enmascarados, el carácter errático, licencias y porte agresivo de los zamarreros, hacía que pasara el mismo miedo que el resto de la grey infantil.
Igualmente, en la cuestación carnavalesca de Aramendía, los mozos gritaban en su ronda por las casas en gracioso juego de palabras y nítida declaración de intenciones: “Alárgate garganchón, que “Caratulendas” son”. Y es que había que aprovechar antes de la llegada del ayuno y abstinencia característicos de la Cuaresma.

 

Share
, , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies